Brecha digital: No hay tiempo que perder

Por María Julia Mayoral

La Habana, 22 abr (PL) La digitalización de la economía global plantea indiscutibles retos al sector público y privado de cualquier país, pero sobre todo a naciones con escasos recursos financieros, cuando históricas brechas tienden a convertirse en abismos.

En un planeta colmado de asimetrías, el dispar acceso a las plataformas digitales podría considerarse como un problema más dentro de una extensa lista de obstáculos; sin embargo, constituye un asunto clave para desarrollo sostenible e inclusivo.
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) colocó el tema en el centro del debate internacional, durante la Semana del Comercio Electrónico, celebrada del 16 al 20 de abril en Ginebra, Suiza, con la participación de representantes de gobiernos, empresas y la sociedad civil.
A juicio del secretario general de la Unctad, Mukhisa Kituyi, la economía digital puede aportar grandes beneficios a los países en desarrollo, ‘pero tenemos que ocuparnos de una serie de cuestiones críticas para garantizar que la digitalización nos lleve al futuro que deseamos’.
Entre las principales problemáticas, observó la Unctad, figuran las consecuencias para el desarrollo del uso de las plataformas digitales en lo referente a la privacidad de los datos, la competencia, la creación de empleo y el reparto de los beneficios.
‘No hay tiempo que perder’ para aminorar las brechas, consideró la directora de la división de tecnología y logística de la institución, Shamika N. Sirimanne.
Aunque la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció en 2015 el compromiso de aprovechar las tecnologías de la información y las comunicaciones en apoyo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ‘me preocupa que se haga muy poco para este fin, y muy lentamente’, expresó.
La falta de protección de datos, alertó, es solo un ejemplo de cuántos países están mal preparados para la economía digital.
En opinión de Sirimanne hace falta priorizar áreas como infraestructura digital, soluciones de pago, logística comercial, desarrollo de habilidades, resguardo al consumidor y financiación del emprendimiento digital.
Los gobiernos, recomendó, deben asignar mayor prioridad a la dimensión digital de sus estrategias de desarrollo; esto significa, por ejemplo, comprender cómo la digitalización afectará el crecimiento económico, el empleo, el comercio y la innovación.Para nada resulta desconocido el impacto económico de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC): estimaciones internacionales muestran que un aumento del 10 por ciento en el acceso a Internet da un empuje del 1,2 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, apuntó la comisaria de economía y sociedad digitales de la Unión Europea, Mariya Gabriel.

Sin embargo, en zonas del continente africano la penetración de la banda ancha apenas llega al 16 por ciento; por tanto, conseguir que más personas tengan conexiones asequibles y confiables resulta fundamental para el crecimiento económico y la lucha contra la pobreza, refirió la funcionaria.

Una mejor conectividad, observó, también será un paso importante para aumentar la contribución del sector de las TIC al PIB de África, que actualmente es tan solo del cinco por ciento.

En términos de financiamiento, la experta reconoció que el asunto ocupa hoy un lugar marginal en los programas de ayuda oficial para el desarrollo. De los 30 mil millones de euros otorgados por las instituciones europeas a tales fines, la digitalización recibió solo 250 millones, ilustró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *